Estructuras old

Gastronomía Local

Santa Pola es conocida por su tradicional y variada gastronomía, basada en los productos del mar:

El marisco es un manjar exquisito en cualquiera de sus variantes, principalmente la quisquilla, las cigalas y la gamba roja de la bahía. Entre los aperitivos no hay que olvidar los salazones de pescado como la mojama, hueva, bonito y bacalao, las empanadas de mero y la coca de sardinas.

El arroz constituye uno de los grandes capítulos de la cocina de esta tierra: el “arroz a banda”, “arroz negro”, “paella de marisco”, “arroz con costra” y el “arròs y gatet”.

Como platos típicos, además, sobresalen el gazpacho de mero, el blanquillo de rape, guisado de sepia y sin duda, el principal manjar a base de pescado es el “caldero”. Entre los pescados, los más solicitados son la dorada, lubina y la lechola.

Las pastas artesanas, hojaldres de cabello de ángel, coca boba, rollitos y toda clase de helados, destacando el mantecado de elaboración artesana, los granizados y el imprescindible “blanco y negro”, forman un amplio abanico de posibilidades en la repostería de Santa Pola.

La calidad de todos estos productos y la acertada mano de los cocineros hacen que la gastronomía de Santa Pola sea una cita obligada para los visitantes.